Noticias

 

       

 

La Agencia Local de Empleo y Formación de Getafe (ALEF), ofrece a sus estudiantes la oportunidad de realizar prácticas profesionales en países de la Unión Europea gracias al Proyecto ODISEO, que es un proyecto internacional de formación profesional para el empleo, organizado y gestionado por la Agencia Local de Empleo y Formación, y financiado por la Comisión Europea a través del programa educativo Erasmus +.

Rumen Danielov Dimitrov ha cursado el Certificado de profesionalidad en “Instalación y Mantenimiento de jardines y zonas verdes” que ALEF ha impartido dentro de su Programa Formativo de Corporaciones locales Garantía Juvenil (CCLL).

A sus 27 años, Rumen se ha embarcado en esta aventura, buscando enriquecer su vida y, de hecho, actualmente está realizando su movilidad en Malta. A pesar de la situación desencadenada por el Covid-19, Rumen decidió quedarse en Malta para terminar su movilidad Erasmus+, haciendo frente a las dificultades, aprender de ellas y continuar su experiencia de vida. Allí tiene acceso a poder seguir desarrollando su actividad profesional en el ámbito de la jardinería, manejando maquinaría nueva, conociendo plantas de diversa índole a las que se pudiera encontrar en España, etc., pero también, enriqueciéndose día a día tanto del aprendizaje de un nuevo idioma, el maltés, como de seguir perfeccionando el inglés.

Desde España, ALEF se puso en contacto con él para ofrecerle las opciones de volver o quedarse y el coordinador Erasmus+ lleva el seguimiento de su estancia, quedando a su disposición para lo que necesite.

                                  

 

¿Qué te impulsó a solicitar una movilidad Erasmus+?

Lo que más me impulsó a solicitar una movilidad Erasmus+ era la ilusión de tener una aventura en un país diferente y tan interesante como Malta y poder conocer a amigos nuevos que recordaré para toda la vida. Por otra parte, había oído lo tranquilo que es todo aquí, las ciudades no son grandes, hay mucha naturaleza diferente. Tenía la oportunidad de explorar algún sitio sin tanto ruido urbano y también, como no, disfrutar de su clima.

¿Cuáles fueron las motivaciones para elegir este destino?

Las prácticas que puedo hacer cerca del mar, con tanta diversidad de plantas que en Madrid no existen, o conocer otro tipo de plantas que no suelen verse por allí. Ver las especies de plantas protegidas o en peligro y cómo las cuida el gobierno maltés y sus habitantes. He venido con la idea de poder aprender la terminología en un idioma diferente, aunque estoy aprendiendo aún más, no solo en inglés, estoy aprendiendo cómo decirlas en maltés también.

¿Cómo estás viviendo la movilidad en la “época del Covid-19”?

La verdad es que la vida sigue relativamente normal. Se cumple la distancia social, las personas no salen mucho pero sigue habiendo coches moviéndose, como es una isla y no entran ni salen del país no han restringido el movimiento tanto.Los supermercados tienen normas estrictas, por ejemplo, te cogen la temperatura, te ofrecen gel sanitario, recomiendan no acercarse a nadie y han instalado pantallas de protección entre el cajero y el cliente para evitar el contagio.

Suelo salir a dar un paseo con otro compañero de piso dos veces a la semana y solo uno porque en grupo de más de tres personas está prohibido.

En la casa donde estamos hay una convivencia ideal, nos hacemos comidas diferentes con diversidad de gastronomía todos los días. Nos distraemos hablando de nuestra cultura y nuestras experiencias en la isla.

¿Cómo te sentiste al tener que elegir quedarte en el destino o volver a casa?

Confundido, intente equilibrar mis posibilidades de volver porque los aviones ya estaban cancelados y no es nada recomendable coger un vuelo con muchas escalas, porque la posibilidad de infectarse es más grande aún. Gracias a la Agencia Local de Empleo y Formación (ALEF) que me ofreció el Erasmus+ y hacer las prácticas aquí y quedarme más tiempo, puedo esperar a que la línea se aplane, y poder aprender más con las prácticas.

Ahora estoy tranquilo ya que hablo con mi familia y amigos todos los días y me aseguran que están bien y cumplen las normas del gobierno estrictamente como yo. Voy a seguir dando lo mejor de mí, aprender más y llevar una vida normal dentro de lo que cabe. 

                                                                                                                                    

¿Recomendarías Erasmus+ a otros estudiantes? Cuéntanos cómo te hace sentir esta experiencia de vida?

Lo recomendaría del todo. Si tenéis esta gran oportunidad de hacer el Erasmus+ en otro país y estamos interesados en aprender más sobre vuestros estudios, conocer una nueva cultura, hacer amigos para toda la vida, conoceros un poco mejor y de lo que sois capaces de cumplir siempre dando este empujón, os animo que lo hagáis y lo intentéis, es una experiencia que se os va a quedar toda la vida y podéis contar a vuestros amigos y familiares. Estoy seguro de que hasta a vuestros hijos le vais a contar como disfrutasteis de esta oportunidad.

Ver entrevista en PDF  Entrevista Erasmus +

 

SUSCRÍBETE


A NUESTRO NEWSLETTER